Blog - Wutan Badalona

Vaya al Contenido

TRES TESOROS o San Bao

Wutan Badalona
Publicado de Jordi Ernest en Bioenergética · 11 Enero 2021

LOS TRES TESOROS (San Bao)

 
Según la alquimia Taoista, los Tres Tesoros son la fuente de la salud y de la longevidad. Por este motivo constituyen la base fundamental para el desarrollo interno. El motivo último de la práctica de la meditación, de la práctica del Qi Gong y de la práctica del Tai Chi es cultivarlos y fortalecerlos para refinarlos y transmutarlos.

 
Los Tres Tesoros son:
 
    • El Jing o Esencia
    • El Qi o Energía
    • El Shen o Espíritu

     
El Jing o Esencia
 
Tenemos un Jing prenatal que es la Esencia que viene de nuestros padres y un Jing postnatal o adquirido que se canaliza a través de las gónadas (testículos y ovarios).

 
Ambos residen en los riñones. Al nacer venimos con un caudal limitado que es el Jing prenatal y que determina nuestra salud y longevidad. Cuando el caudal se ha agotado enfermamos o dejamos físicamente nuestro cuerpo. A través las prácticas y de un estilo de vida saludable podemos adquirir Jing (postnatal) para que el caudal inicial no se agote antes de que lo marque nuestro reloj biológico.
 
 
                           

El Jing está relacionado con la energía sexual. La energía sexual es la más poderosa que existe ya que es capaz de crear vida. El ser humano, en general, derrama la Esencia haciendo que su contenido vuelva a la tierra de la que provino. Esto ocurre en el hombre con la eyaculación y en la mujer con cada ciclo menstrual en el que vierte su sangre (el líquido vital).



El cultivo de la energía Jing se realiza en el Dantian inferior (tierra de cultivo inferior), zona del cuerpo situada desde el Qihai (tres centímetros por debajo del ombligo) hasta el Huiyin o perineo, osea la parte del bajo vientre. Se almacena en los riñones y se distribuye por el cuerpo a través de los ocho meridianos curiosos, principalmente: Du Mai, Ren Mai y Chong Mai.

 
El Qi o Energía
 
El Qi es la fuerza vital que está presente en todo el Universo. Esta Energía se divide en dos tipos fundamentales según su naturaleza: Qi innato y Qi adquirido.

 
El Qi es muy sensible a pensamientos, sensaciones, sentimientos y emociones. Cuando todos estos están relacionados con la rabia, el odio, el rencor, los celos, la apatía, etc. obstruyen los canales e impiden el movimiento natural de la Energía por el cuerpo. Una buena circulación de Qi dará como consecuencia un buen estado de salud, por el contrario cuando el Qi está estancado o bloqueado no gozaremos de buena salud ya sea física, mental o emocional.

 
Las prácticas de Meditación, Tai Chi y Qi Gong están enfocadas a elevar el nivel energético y restablecer y facilitar el flujo de Qi por todos los meridianos.

 
El flujo de Qi se puede equilibrar y restablecer de muchas maneras. Todas ellas se complementan, así se pueden combinar unas con otras con efectos muy positivos. Entre ellas se encuentran:
 
    • Técnicas de la Medicina Tradicional China: acupuntura, moxibustión, digitopresión, tui na, etc.
    • Ejercicios físicos suaves
    • Trabajos internos como el Qi Gong, el Tai Chi o prácticas meditativas



    • Otros remedios como la dieta, las hierbas, etc.
       
 
                           

El cultivo del Qi se realiza en el Dantian medio (tierra de cultivo medio), zona del cuerpo situada en el vientre y circula por todos los canales energéticos de nuestro cuerpo.

El Shen o Espíritu
 
Shen tiene un significado elevado, es esa semilla de eternidad que tenemos todos los seres vivos. Puede traducirse como espíritu, alma, conciencia o psique; es la fuerza motora de la vida.

 
Sin el Shen el cuerpo es un objeto sin vida, pero sin el cuerpo el Shen no tiene donde albergarse.

 
El Shen controla las actividades mentales conscientes, inconscientes y subconscientes además de conservar la luz de la auténtica naturaleza del Ser. Es la Luz que nos ha de guiar de nuevo a la Consciencia Universal, al Tao, a la Iluminación osea al estado original de donde venimos a donde estamos destinados a volver.




Regreso al contenido